Tómatelo a Pecho recibe amor y fuerza de nuestras mujeres para mujeres. Nuestras historias forman una gran red de inspiración y apoyo para quienes el cáncer ha sido parte de su proyecto de supervivencia. Compartimos apuntes de la bloguera sonorense Janeth:

En este momento estás en tu lucha, vas avanzando con pasos temerosos pero fuertes, no sabes que ocurrirá, lo que sí recuerdas y tienes muy presente es el día en el que te dieron la noticia.

No te habías sentido nada bien, algo extraño pasada y lo presentías.

No tenías idea de que era exactamente, así que decidiste ir al doctor, porque eso no era normal, algo sucedía y necesitabas una opinión experta, era algo que evitabas, era hasta raro, pero algo te hizo tomar esa decisión, una consulta incomoda pero necesaria.

Querías escuchar la verdad pero temías al mismo tiempo así que decidiste ir.

La angustia era peor que la espera y darle la cara a las cosas siempre ha sido tu estilo.

Al enterarte quedaste fría.

Habías escuchado tanto sobre el tema, nada bueno en realidad. Cuando alguien  menciona la sola palabra hace temblar y suena gigantesca y una, una tan indefensa.

¿Qué lo causa? Hay tantas historias que dice la gente: que si no expresas sentimientos, que si es un castigo, que si la herencia, que si algo se juntó durante años por rencor…

Pero piensas un poco y resulta que no es tu caso, que la mayor parte del tiempo si expresas lo que sientes, piensas que el universo o el cielo no castiga, que la genética es tramposa pero no definitiva y el rencor, bueno a ese no le has dado un espacio ya que estabas tan ocupada viviendo y aprendiendo de quienes quieres que ¿Entonces qué pasó? ¿Un día mis células decidieron ser enemigas dentro de mi cuerpo? ¿Qué fue lo que sucedió?.

Comenzaste a luchar tu día a día con tantas miradas que estaban entre la esperanza y el miedo y tú ahí con temple valiente, intentando sacar tu sonrisa porque no quieres que se preocupen, se asusten o te compadezcan.

Entre tanto golpe mental, entre tantas miradas, entre tantas intenciones, a quienes te amamos se nos olvida recordarte con cuanta fortaleza te vemos de pie, con qué espíritu nos contagias tus intentos al bromear, como tu necedad nos alegra, porque sabemos que te cansas, te deprimes, te golpeas… pero sigues así en pie de lucha por que aún hay tanto que quieres hacer, ver y enseñarnos.

Queremos vivirlo contigo y queremos recordarte que tu lucha no es solo tuya, nosotros no estamos experimentando lo que tu cuerpo y tu mente están atravesando,  pero tienes que estar segura que lo sentimos contigo, lo sufrimos, lo peleamos, lo rechazamos y  lo queremos derrotar contigo.

Ahora nos pareces mucho más única que antes, hasta nos has cambiado la visión sobre esta enfermedad y los pequeños pasos de avance nos parecen hermosos, los días buenos nos fortalecen para los difíciles.

Te amamos, admiramos y respetamos cada día más.

Caminaremos a tu lado en esto, como antes, como mañana.

Oraremos por ti, pensaremos en ti, trabajaremos en nosotros a causa de tu ejemplo, te apoyaremos según podamos en donde estemos, sonreíremos para ti y abrazaremos tú existencia y la nuestra, de una forma tan consciente que no podrás dudar que la vida es buena, sin importar la batalla que atraviesas, recuerda que nuestro amor no te abandonará porque así es tu ejemplo.

Nunca hay lucha en vano.

Janeth Rodríguez*

Bloguera, Navojoa. Sonora.

*Gracias por tus palabras Janeth, gracias por dar fuerza y amor a nuestras mujeres.

Con cariño, –Anabel.

Si deseas compartir con el blog de Tómatelo a Pecho una frase, un testimonio, un párrafo o alguna foto que muestre amor a nuestras guerreras contra el cáncer, envía un correo a erika.tamaura@gmail.com y lo publicaremos en este espacio.

“La fuerza durante la batalla”, apuntes de Janeth Rodríguez

Post navigation